miércoles, 6 de agosto de 2008

La Torre Oscura I: El Pistolero, épica distinguida

En lo que a literatura fantástica se refiere, hay dos claras sagas que marcan tendencias. La primera de ellas es, claramente, El Señor de los Anillos, la obra de J.R.R. Tolkien que junto con los complementos a la famosa trilogía que son El Hobbit y El Silmarillion nos muestra un mundo completamente diferente al nuestro y definido hasta en los más pequeños detalles. Así, a lo largo de sus novelas Tolkien describe increíbles paisajes, infinidad de razas y personajes únicos con cuyas decisiones el lector se identifica. Y no sólo eso, sino que sus historias son ricas en reflexiones filosóficas, tal y como prueba el sentido de búsqueda y viaje que mueve a los protagonistas, la eterna lucha entre el bien y el mal e infinidad de alegorías. Además, consigue crear un mundo totalmente nuevo con una mitología y geografía propios. Por estos motivos, no es de extrañar que haya influido en numerosas obras de literatura fantástica que lo toman como referente, como por ejemplo Las Crónicas de Narnia (escritas por C.S. Lewis, colega de Tolkien), Dragonlance, Eragon o Memorias de Idhún por citar unos pocos, a parte de la cantidad de juegos de rol (Dungeons and Dragons) y videojuegos (WoW) que toman estas obras como fundamento.
Otra saga de notable importancia es Harry Potter, cuyo final descubrimos hace poco. Con sus absorbentes historias, la escritora J. K. Rowling desarrolla un mundo mágico paralelo al nuestro con sus propias tradiciones, personalidades y hasta villanos como el malvado Lord Voldemort. Como era de esperar, ha influenciado a gran cantidad de escritores que imaginan historias similares a las de este joven aprendiz de mago, para cuya saga aparecerá el complemento The Tales of Beedle the Bard, libro de gran importancia usado por los personajes en la última entrega de la saga y que contará con ilustraciones de la misma autora.
Ante estas dos sagas y su poderosa influencia en la literatura fantástica, escaseaba la originalidad en cuanto a temática se refiere ya que estos dos best sellers son una poderosa fuente de inspiración. Pero a parte de ellos y su influencias está La Torre Oscura.
Stephen King, el maestro del suspense y el terror, autor de conocidas novelas como La Niebla, el Resplandor o Carrie ha creado su particular épica fantástica. Se trata de La Torre Oscura, donde se nos narra el desesperado viaje de su misterioso protagonista, el pistolero, hacia la citada torre. El primer volumen, El Pistolero, supone una introducción al personaje y al enigmático mundo por el que se mueve. Con una narrativa rica en figuras retóricas como metáforas y epítetos, King va desvelando pequeñas pinceladas sobre este mundo y el pistolero, que parecen sacados de la película El Bueno, el Feo y el Malo. Así, se nos presentan sobrecogedores ambientes como desiertos, pueblos calle y estaciones de paso típicas del Oeste mezclados con magia, extrañas razas mutantes y el sentimiento de búsqueda que mueve al protagonista, de quien vamos conociendo algunos detalles a lo largo de la historia. También es muy importante la cantidad de alegorías que pueblan esta novela, siendo la más importante de ellas la revelación final sobre una concepción del mundo que tiene hasta fundamentos científicos.
Al terminar este primer volumen, es inevitable preguntarse qué ocurrirá en el siguiente, ya que como introducción que es no nos muestra más que el inicio del largo viaje del pistolero. Tal vez resulte desalentador el darse cuenta de que la saga está compuesta por ni más ni menos que 7 libros, cada uno más largo que el anterior, y que incluso existen cómics publicados por Marvel que la complementan. Aún así, es recomendable ver el citado spaguetti western y escuchar algo de música compuesta por Ennio Morricone antes de contemplar las ilustraciones que acompañan a esta narrativa épica, algo diferente a lo que está acostumbrado este género y que presenta multitud de sorpresas.
Para acabar, he aquí las palabras con las que comienza dicha épica:
"El hombre de negro huía a través del desierto, y el pistolero iba en pos de él"
P. D:
En el blog Welcome to the Suck puede leerse mi colaboración con motivo de las 500 entradas que celebra Oneyros, su creador. ¡Enhorabuena!