lunes, 29 de abril de 2013

Iron Man 3: Extremis


Tras los sucesos de Nueva York, Tony Stark no ha vuelto a ser el mismo. El mundo ha cambiado, y tal vez ni Tony ni su álter ego superheroico estén a la altura de lo que se avecina. Mientras Stark trata de poner a salvo a los suyos, la amenaza del terrorista conocido como El Mandarín y el regreso de un viejo amigo de su pasado harán que Tony se replantee su rol como Iron Man y hasta dónde está dispuesto a llegar para proteger a Pepper Potts.

El vengador dorado regresa a los cines, y lo hace por todo lo alto. Después de que su refrescante primera parte marcara el inicio de la ambiciosa y exitosa Iniciativa Vengador, la segunda entrega de las aventuras de Tony Stark, aunque divertida, convirtió las virtudes de su predecesora en excesos. Tras su glorioso paso por Los Vengadores, Iron Man regresa a las carteleras con un tercer acto que vuelve a la esencia del personaje y del Universo Marvel cinematográfico para ofrecernos una película sumamente entretenida, que combina con oficio las dosis adecuadas de acción, espectáculo, comedia y desarrollo de personajes.


Después de que Jon Favreau abandonara la silla de director en busca de otros proyectos que no le han salido demasiado bien, el encargado de cerrar la trilogía del vengador dorado ha sido Shane Black, guionista de la saga Arma Letal que ha contado con todo el apoyo de Marvel Studios para escribir y dirigir esta película, que funciona como epílogo de Los Vengadores y como preludio a la anunciada fase dos del Universo Marvel cinematográfico. Las expectativas eran muy altas, sobre todo si tenemos en cuenta el éxito rotundo de los héroes más poderosos de la Tierra hace un año, pero Black ha conseguido mantenerse fiel al espíritu del personaje presentándonos las consecuencias que los sucesos de Nueva York y la lucha contra los Chitauri han tenido en la vida del excéntrico multimillonario Tony Stark. Así, mientras presenciamos cómo su mundo se viene abajo con la entrada en escena de El Mandarín y del programa Extremis, los espectadores nos reencontraremos con el Tony Stark sarcástico y arrollador de las anteriores entregas, y con los personajes que conforman su particular familia, Jim Rhodes, Happy Hogan y sobre todo Pepper Potts.


La trama de Iron Man 3, construida en forma de thriller superheroico, fluye con soltura, alternando entre escenas cómicas y secuencias de acción espectaculares que sorprenden pero no abruman al espectador, como el rescate del avión o el tramo final. Además, la introducción de nuevos personajes en la saga no queda forzada, sino que Maya Hansen, Aldrich Killian o El Mandarín tienen sus minutos de gloria en pantalla. En cuanto a este último, es cierto que no se ha respetado a uno de los villanos más emblemáticos de los cómics de Iron Man, pero reconozco que era difícil adaptar al líder chino de los diez anillos y que la visión que se ofrece del personaje en la película me ha convencido, pues beneficia a la trama y de paso ofrece una crítica sutil a la "guerra contra el terror" actual. 


Uno de los aspectos que más logrados están de Iron Man 3 es su capacidad para trasladar la complejidad del Universo Marvel a la película. No sólo está vinculada con los sucesos de la Iniciativa Vengador, a los que se hacen constantes alusiones, sino que el clásico cameo de Stan Lee, lo bien reflejados que están Iron Patriot y el proyecto Extremis, la irrupción de I.M.A., la aparición de Jensen y del Doctor Wu (futuro Hombre Radiactivo), las alusiones a la Roxxon Oil, Rescate, o la Guerra de las Armaduras y la divertida escena post-créditos consiguen captar la sensación de universo cohesionado que se desprende de la lectura de los cómics en que se basan estas películas. Lo único que he echado en falta ha sido la presencia de SHIELD, Nick Furia y el carismático agente Coulson (que por razones obvias no podía aparecer) y alguna canción de AC/DC para acompañar al personaje, si bien la funcional banda sonora compuesta por Brian Tyler (Hawai 5.0) para la ocasión cumple con creces, además nos ofrece un pegadizo tema principal.


El reparto está a la altura del reto y todos sus miembros cumplen sus respectivos papeles. Gwyneth Paltrow cobra más protagonismo como Pepper Potts, Don Cheadle consigue que el bromance entre Jim Rhodes y Tony Stark sea todavía más divertido, Jon Favreau repite con el humor de Happy Hogan y la incorporación de James Badge Dale (The Pacific), Ben Kingsley y Guy Pearce como los villanos de la función resulta más que convincente, sobre todo el papel de éste último, gran actor donde los haya. El reparto se completa con la participación de la siempre correcta Rebecca Hall (The Town) y con el maestro de ceremonia, un espléndido Robert Downey Jr. que se ha fusionado con su personaje de Tony Stark, capaz de reflejar desde sus temores internos hasta la rápida sucesión de bromas que han marcado su carácter desde la primera película.


Sin llegar al nivel de perfección y contundencia de Los Vengadores, Iron Man 3 recupera el espíritu del vengador dorado y del hombre bajo la armadura, Tony Stark, para someterle a una nueva prueba que supera gracias a una película de entretenimiento puro que no se olvida de los espectadores. Digno cierre de la trilogía, esperemos que Downey Jr. vuelva a enfundarse la armadura, mientras tanto disfrutaremos con ilusión de las sorpresas de la recién inaugurada fase 2 de Los Vengadores.
Ficha de la película.

8 comentarios:

Kikedck dijo...

Bastante de acuerdo en todo, aunque me defraudó bastante la escena post-créditos

Yota dijo...

Genial crítica.

Me ha fastidiado mucho lo de Iron man 3, y acabo de caer que uno de los malos es el de The pacific, además del sidekick de Jack Bauer en la cuarta temporada de 24.

Lo más cabreante para mi es que la Armadura sea casi un secundario cómico, más que un arma.

León dijo...

Me alegro de que hayamos coincidido en todo (bueno menos en la opinión sobre "Iron Man 2", que a mí me pareció infumable...) y sobre todo en el giro que se le da al Mandarín y que Downey Jr demuestra que la recuperación del personaje que logro en "Los Vengadores" no fue un espejismo, y que es el mejor actor para dar vida a este personaje.
Saludos

The Korinthian dijo...

¡Espero disfrutarla!

Ramón dijo...

Muy de acuerdo con todo lo expuesto, y genial la alusión a las referencias MARVEl que hay en la cinta.
Quizás me sobran el personaje de Happy, que me resulta cargante, y yo no eché de menos ningún personaje de S.H.I.E.L.D., ya en la anterior entrega de "Iron Man", por querer enlazar tanto con "Los Vengadores", sobreexplotarón a Nick Fury y la Viuda Negra dentro de la trama, perjudicando a la película. Eso si, alguna canción de AC/DC si que hubiera molado.

Muy buena crítica!!

Saludos!!

Meg dijo...

qué crítica !!! y yo sin verla todavía, lo estoy deseando!!!

Mike Lee dijo...

Kikedck: Me alegro de que coincidamos. Yo también me esperaba ver a Thanos en la escena post-créditos, pero aun así me pareció divertida.

Yota: ¡Gracias! Es verdad, James Badge Dale salía en 24. Lo de la armadura como secundario cómico tenía sus puntos divertidos.

León: Pues sí, el giro de El Mandarín me convenció dentro de la historia que nos cuenta Iron Man 3, y sin duda Robert Downey Jr. es Tony Stark.

The Korinthian: Ya me contarás qué te parece.

Ramón: Gracias, y buen punto lo de SHIELD. La presencia de Happy no me molestó, no me pareció que saliera mucho.

Meg: No te la pierdas, seguro que te encanta.

¡Muchas gracias a todos por comentar! ¡Saludos!

XAVI dijo...

Buenas noches, MIKE. Creo que me toca.

En esta película, como ya han comentado muchos, NADA ES LO QUE PARECE. Me remito o a los comentarios de NÉSTOR en su blog respecto a la desinformación y al despiste y otra es hacer pasar las cosas por las que no son. A ver, la jugada del Mandarín es brillante pero, sabe mal dado que se trata de uno de los villanos clave de la mitología del Vengador Dorado y los fans esperábamos un combate épico entre ambos que ya desde los trailers y el inicio de la película se nos promete con ansiedad.

Lo que también nos demuestra es que los trailers de las películas de hoy día son harto tramposos y juegan demasiado con las expectativas que se generan polarizando al fandom.

Lo que si es cierto es que es un gran producto de entretenimiento que se hecha a perder al no respetar algunos cambios, al permitir que la mojigatería de DISNEY se introduzca en la maquinaria y se dulcifique una historia que bien narrada y con los elementos apropiados suponer un canto de cisne y el cierre apropiado para la trilogía del superhéroe blindado.

Debo decir que no me ha disgustado la película como a muchos otros, supongo que es por la filosofía del cómic o por el enfoque que le han dado. Las motivaciones de Killian dentro de su retorcida lógica me parecen brillantes, claro que lo que no me parece brillante es la jugarreta del Mandarin. Pero ya se sabe, NUNCA LLUEVE A GUSTO DEL CONSUMIDOR.


Los puntos de conexión o referencias al cómic.

Bueno no son tan fáciles de ver como en las otras entregas pero si se busca bien, se encuentra. Empezando por la misma firma A.I.M. como "tanque de cerebros" pasando por Jon Favreau como Happy Hogan, postrado en una cama, casi en coma (graciosa referencia a Downton Abbey) como ocurriera con el personaje durante la infame CIVIL WAR luchando contra el SPYMASTER. Stephanie Szostak como Ellen Brandt, que en este caso es una soldado/asesina a las ordenes de A.I.M., en el cómic original, era la mujer de Ted Sallis (Man Thing), que espía el trabajo de su marido para A.I.M., cuya cara es quemada por éste dada su transformación en el personaje, en este caso se aprovecha su conexión con esta organización y la referencia de la “cara quemada”. James Badge Dale, recordado por su participación en The Pacífic, compone a un repelente y odioso personaje llamado Eric Savin, libremente basado en el personaje de MARVEL, Coldblood. También en el caso del Mandarín, nos remite de algún modo a la figura del villano en el proyecto Heros Reborn en la que no era más que un señuelo del Dr. Muerte, una fachada bajo la que se escondía el villano latveriano. Ty Simpkins compone la parte sensiblera como Harley, algo en que la DISNEY habría metido mano (seguro). Paul Bettany como la fiel A.I. JARVIS en defecto del original Edwin Jarvis, Ashley Hamilton, hijo del guaperas George Hamilton y ex de Shannen “embrujada” Doherty, compone al veterano de guerra Jack Taggert cuyo personaje en el comic es Firepower, armadura creada por Edwin Cord, de Cordco Industries, uno de los múltiples rivales de Stark. A parte de los cameos de Stan THE MAN Lee, por lo pobre y escueto, los cameos en flashback de Saun Toub, como Yinsen o Wang Xuegi como el Dr. Wu (un hipotético Hombre Radiactivo – cuando el original es el Dr. Chen Lu) apareciendo en Berna en 1999 tal y como se explica en la primera película. Ah, me olvidaba y Mark Ruffalo.

Un saludo.