jueves, 17 de marzo de 2011

Cisne Luchador

Una de las películas más aclamadas de la reciente edición de los Oscar es Cisne negro, con la que su actriz protagonista, Natalie Portman, se alzó con un merecido premio a la mejor interpretación femenina. Esta película ha supuesto la consolidación de Darren Aronofsky en la industria cinematográfica hollywoodiense, con un estilo personal con el que ya nos sorprendió en trabajos anteriores. No en vano, él mismo defiende que Cisne negro complementa a su anterior película, la magnífica The Wrestler, con la que comparte una serie de aspectos que comentaremos a continuación:

Papel crucial de los espejos en la película

 *Trama: Las dos películas giran en torno a un personaje del mundo del espectáculo, los sacrificios que sufre con tal de dedicarse plenamente a su profesión y la degeneración tanto física como psicológica que esto conlleva. La historia no termina aquí, sino que mezcla géneros de modo que las películas se adentran en los terrenos del drama personal y social (The Wrestler) o del terror psicológico (Cisne negro).

*Dirección: En ambas, Aronofsky  apuesta por un estilo cercano al documental, haciendo un marcado uso de la cámara al hombro y la steady cam. Así, consigue que los espectadores acompañemos en todo momento al protagonista y seamos partícipes de su sufrimiento, con escenas verdaderamente crudas.

*Actores: Buena parte del peso de estas dos películas recae sobre su actor principal. La historia gira en torno a un protagonista que atraviesa momentos difíciles que le dejarán huellas físicas y psicológicas, lo cual le irá transformando junto al desgaste que supone su profesión. Aunque les acompañen secundarios de la talla de Marisa Tomei, Evan Rachel Wood, Mila Kunis, Winona Ryder o Vincent Cassel, éstos no tienen demasiado espacio para lucirse, menos aún frente a las arrolladoras interpretaciones de Mickey Rourke y Natalie Portman.

*Ambientación: Aspecto crucial de estas dos películas, que ofrecen un retrato nada convencional del mundo en el cual se desarrollan. Cisne negro refleja la crueldad, competitividad y trastornos presentes en el aparentemente virtuoso mundo del ballet clásico, mientras que The Wrestler muestra una imagen profundamente humana y desmitificadora de los circuitos de lucha libre (sencillamente brillantes las secuencias de los vestuarios, con un nivel de compañerismo insólito).

*Música: El compositor Clint Mansell introduce una serie de arreglos a partituras ya existentes para adaptarlas con éxito a la narración, como prueban el empleo del clásico El lago de los cisnes o de conocidos temas del rock de los 80 en The Wrestler.

El triunfo de Rourke

Tanto Cisne negro como The Wrestler suponen dos propuestas más que interesantes de un director de marcada personalidad, aunque a mí particularmente me guste más el título protagonizado por Mickey Rourke, que todavía hoy sigue impresionándome y ha influenciado la labor de Aronofksy como productor en The Fighter.

Después de estas dos películas, Darren Aronofsky preparaba el rodaje de la secuela de Lobezno (una elección bastante extraña dado su estilo), pero hoy se ha hecho público su abandono del proyecto por motivos personales. Se rumorea que tal vez The Tiger, con Brad Pitt, se encuentre entre sus próximos trabajos, pero de momento podemos disfrutar con los detalles de The Wrestler y Cisne negro.

6 comentarios:

Mario dijo...

Aronofsky es un director que con las películas que mencionas entra por la puerta grande a la magna industria del cine americano, sin perder su estilo sino masificándolo, esperemos que no llegue a perder su escencia, en ambas cintas trata al ser humano, por un lado la derrota y por el otro el triunfo todo a costa de la propia vida en el sacrificio. Un abrazo.

Mario.

The Korinthian dijo...

Estupenda comparación, Mike.
Un saludo!!

Las Entidades dijo...

Y, sin spoilear nada, unos finales ligeramente parecidos entre ambas. No en vano, las conclusiones a las que ambas llegan son, al final del metraje, las mismas: para lograr la permanencia en la memoria y el éxito total y absoluto, se requieren sacrificios mayúsculos.

Genial análisis, Mike ;)

Nestor dijo...

Fantástico análisis Mike !!!
Me parece que hemos perdido una gran oportunidad pero ver un Lobezno en condiciones. Esperemos que el nuevo director haga un mejor trabajo que Gavin Hood.

Gracias por la referencia !

Pabela dijo...

Qué extraordinaria comparación!. Si bien también me gusta mucho más The Wrestler, Cisne negro no deja de ser una obra maravillosa. Aronovsky es uno de esos directores que con su sello ya marcan elección por parte de los espectadores.

Mike Lee dijo...

Mario: Sí, con estos dos últimos trabajos Aronofsky ha conseguido el reconocimiento que merecía, esperemos que siga manteniendo su estilo.

The Korinthian: ¡Muchas gracias!

Las Entidades: Ambas están marcadas por un patrón similar, aunque la primera se centre en el regreso de una vieja gloria y la segunda en el ascenso de una joven.

Néstor: Su versión de Lobezno podría haber sido peculiar, pero de momento tienen un guión con muchas posibilidades para la segunda entrega al estar basado en la etapa de Claremont y Miller con Lobezno en Japón. ¡De nada!

Pabela: ¡Me alegro de que coincidamos!

¡Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!