martes, 20 de julio de 2010

Knight & Day: Las aventuras de Tom y Cameron

June es una mujer despistada que se dedica a reparar coches antiguos hasta que un día, cuando se dirige a la boda de su hermana pequeña, se topa con Roy Miller, quien cambiará su vida para siempre. Roy resulta ser un agente secreto al que todos persiguen, ya que en sus manos se encuentra la solución a la crisis energética, y una vez June entra en su mundo no la dejará escapar fácilmente.

Cuando apareció el tráiler de esta película, no pude sino sorprenderme al descubrir que James Mangold estaba detrás de ella, director de títulos tan recomendables como Identidad, En la cuerda floja o El tren de las 3:10, todos magníficos dentro de sus respectivos géneros. Ahora bien, con Knight & Day (traducida aquí como Noche y Día, perdiéndose el juego de palabras original) Mangold firma una comedia romántica ambientada en el mundo de la acción y el espionaje al estilo Misión Imposible, en la que un agente secreto se enfrenta a todos para salvar al mundo y de paso conquistar a la chica, lo cual supone una elección cuanto menos extraña tratándose del citado director. Eso sí, su labor es sin duda lo más destacable del conjunto, pues se nota la cuidada planificación de las escenas de acción, sin recurrir a los mareantes planos-segundo de Michael Bay y compañía.



Por su brevedad y bromas puntuales, ritmo no le falta al filme; pero finalmente termina cayendo por su propio peso y una serie de incongruencias que marcan el acabado de la película. Si a una historia ya de por sí predecible se le añade un conjunto de situaciones cada vez más inverosímiles, nos encontramos ante un título ni siquiera digno para las fechas veraniegas.al que nuestro querido Jason Bourne tiene mucho que enseñar. Encima nos topamos con el tremendo gazapo de los sanfermines, aquí retratados como un batiburrillo de fiestas populares españolas que incluyen las procesiones de Semana Santa y los cabezudos, celebrados todos a la vez en Sevilla.

El reparto tampoco ayuda, con la simplona intervención de Tom Cruise parodiando a Ethan Hunt y una histriónica Cameron Díaz repitiendo el papel que ha hecho en tantas comedias. Les acompañan pintorescos secundarios que poco aportan al reflejar estereotipos: Viola Davis como la jefa comprensiva, Peter Sarsgaard de agente turbio, Paul Dano haciendo de joven brillante en ciencias y Jordi Mollá en el papel de un mafioso español; uniéndose así a la lista de traficantes barbudos interpretados por actores españoles en la que figuraban Javier Bardem y Luis Tosar por Collateral y Corrupción en Miami, respectivamente.



Poco aporta la convencional banda sonora de John Powell a una película divertida por momentos pero vacía en su resultado final, de la que sólo rescataría la labor de su director, quien esperemos vuelva pronto con un proyecto de la calidad a la que nos tiene acostumbrados.

3 comentarios:

Yota dijo...

Menuda chusta de peli, ya no lo digo por los sanfermines de sevila, sino porque está mal hecha, el guión hace aguas por todos lados, el tom cruise de la primera hora no tiene nada que ver con el de la segunda parte.

Por cierto creo que Jordi Mollá fue el primer traficante en el cine, interpretando a Johnny Tapia en Dos Policias Rebeldes 2, aunque ahora no caigo en si esta es anterior a Collateral o posterior, anterior a Corrupcion de Miami Fijo.

Mike Lee dijo...

Pues sí, una decepción de película en toda regla. Gracias por el apunte, parece que Jordi ya hizo de traficante en la película de Michael Bay antes que los otros dos actores mencionados.

¡Saludos y gracias por comentar!

Anónimo dijo...

entretenida pelicula jojooj
me ha gustado las 2 horas que pase viendola genial