miércoles, 3 de septiembre de 2008

Especial Batman: Repercusiones en Gotham City

El estreno de El Caballero Oscuro este verano ha supuesto un fenómeno en todos los sentidos.
En primer lugar ha batido récords de taquilla manteniéndose más de un mes como indiscutible número 1 en EEUU, convirtiéndose en una de las películas que más recaudaron en el citado país junto con el Episodio IV de Star Wars y Titanic. A estas enormes cifras hay que sumarles la recaudación internacional, con lo que su éxito se eleva a cifras desorbitadas.
Más importante que su recaudación es la buena acogida de la que ha gozado por parte del público y crítica gracias a su calidad en todos los aspectos: guión, dirección, interpretaciones..., llegando a ser comparada con segundas partes que en absoluto defraudaron tras la primera, como por ejemplo El Imperio Contraataca y El Padrino II.
De este modo, circulan rumores sobre una posible nominación de Heath Ledger al Oscar y, aunque aún queda mucho tiempo, quién sabe si la película podría optar a más Oscars en alguna otra categoría.
Además, El Caballero Oscuro ha supuesto un giro completo en cuanto al cine de superhéroes y adaptaciones de cómics se refiere al ofrecer una estética realista y una trama policíaca para evitar caer en tópicos del "género". Así, ha superado el resurgimiento de Marvel en el cine con películas de buena calidad como Iron Man o El Increíble Hulk, a nuevos superhéroes como Hancock y al estilo personal de Guillermo del Toro en Hellboy 2; dejando el listón muy alto para las próximas adaptaciones de cómics como Wanted, The Spirit de Frank Miller o la polémica Watchmen.
El impacto en los fans y espectadores ha sido tan grande que ya aparecen en Internet logrados pósters realizados por los mismos seguidores en los que proponen nuevos villanos para una posible tercera entrega, siendo el más esperado el Acertijo, eso sí, tratado bajo la estética realista de Christopher Nolan, quien no se preocupa por secuelas sino por la aceptación y calidad de la recién estrenada El Caballero Oscuro. ¿Quién sabe si dirigirá una tercera parte tras dedicarse a otro poryecto antes, tal y como hizo con El Truco Final y El Caballero Oscuro?
De momento lo más recomendable es seguir el ejemplo de este fenomenal director y, en lugar de preocuparse por una posible secuela, disfurtar de la genial El Caballero Oscuro y sus múltiples detalles, que la convierten en todo un referente no sólo para el género de superhéroes y cómics, sino para el cine en general.