lunes, 30 de diciembre de 2013

De dioses y mayordomos

Este 2013 hemos tenido todo tipo de películas en el cine, unas cuantas de ínfima calidad, y algunas que son verdaderas joyas, pero también hemos presenciado el estreno de algunos títulos que se han quedado a medio camino de lo que prometían, de la contundencia del tema que trataban, o de la calidad que se esperaba de los nombres implicados en ellas.


Una de ellas ha sido Sólo Dios perdona, la nueva y esperada colaboración entre Ryan Gosling y el director Nicolas Winding Refn después de deslumbrarnos con Drive. Dos años después, Refn vuelve con una historia propia acerca de un joven involucrado en los bajos fondos de Bangkok que se las verá con un implacable e invencible policía. La película tiene rasgos muy interesantes, entre los que destaca el carácter onírico y simbólico de la trama, el complejo de Edipo que padece el protagonista, la cualidad todopoderosa del policía, el juego de luces rojas y azules, o la exposición sin tapujos de violencia cruda en la línea de Drive. Sin embargo, Sólo Dios perdona termina perdiéndose demasiado, la historia pasa a un segundo plano, los conflictos de los personajes son algo insulsos, y acaba resultando cargante, con un Gosling más sobrio que de costumbre que apenas se luce en el papel. Una lástima que no ofreciera un resultado final más contundente y pulido.


La siguiente película que me decepcionó bastante fue El mayordomo, el nuevo trabajo de Lee Daniels, quien saltara a la fama gracias a Precious. El mayordomo nos cuenta la historia de Cecil, un joven afroamericano que pasa a servir en la Casa Blanca durante la segunda mitad del siglo XX, por lo que experimentará en primera persona cambios políticos y sociales vitales. La película contaba con una trama interesante y un reparto de nivel a su favor, pero debido a una puesta en escena demasiado básica, que no arriesga nada, se convierte en una mera imitación de Forrest Gump sin personalidad alguna. A pesar de los hechos que narra, ofrece una mirada vacía sobre ellos, exenta de crítica o contundencia (con la excepción de alguna escena dedicada al nacimiento del movimiento por los derechos civiles), y los personajes de Forest Whitaker, Oprah Winfrey y Cuba Gooding Jr. resultan bastante planos. Lo único que se salva es la sucesión de presidentes representados por actores como Robin Williams (Eisenhower), James Marsden (Kennedy), Liev Schreiber (Johnson), John Cusack (Nixon) y Alan Rickman (Reagan). Una pena que semejante historia y actores nos dejen una película insulsa.


Y a vosotros, ¿qué películas de 2013 os han dejado mal sabor de boca?

6 comentarios:

Néstor Company dijo...

Coincido completamente con tu veredicto sobre The Butler. Aunque yo soy de la opinión que varias de las caracterizaciones y aportaciones de los presidentes tampoco está al nivel esperado.

Una película que a mi me ha decepcionado poderosamente este año es Elysium. Es un alegato político carente de fondo. Cuando los hechos se desencadenan no tiene nada más que aportar.

Y, po supuesto, Iron Man 3 pero este tema ya lo tratamos en su momento.

Saludos y feliz año!!!

Néstor Company dijo...

Gangster Squad también estaría entre las grandes decepciones del año, se me olvidaba.

Yota dijo...


Solo dios perdona ha sido una de las películas más aburridas que he visto en lo que va de siglo solo superada por El Mayordomo... XD

Espero que al menos pagases un precio reducido.

Juan Roures dijo...

Jo, parece que solo a mi me gustó El mayordomo, me resultó muy interesante! A mi ha defraudado el guión del El Hobbit 2 (aunque aun así me encantó verla) y la historia de Anna Karenina (aunque visualmente fue increíble). Un saludo :)

Juan Roures dijo...

Jo, parece que solo a mi me gustó El mayordomo, me resultó muy interesante! A mi ha defraudado el guión del El Hobbit 2 (aunque aun así me encantó verla) y la historia de Anna Karenina (aunque visualmente fue increíble). Un saludo :)

Mike Lee dijo...

Néstor: Elysium sí que me pareció entretenida, y en cuanto a las caracterizaciones de El mayordomo, por lo menos me divirtió ver desfilar a actores conocidos haciendo de presidentes. Gangster Sqaud ni me atrevo a verla.

Yota: Jajaja, tranquilo, lo fueron.

Juan Roures: El mayordomo tenía la base para contar una historia intensa y contundente, pero la puesta en escena y el desarrollo de la trama me terminó resultando hasta ridículo.

¡Gracias por comentar! ¡Saludos!