lunes, 26 de noviembre de 2012

Lo imposible... es que te emocione



En 2004, una familia pasa las vacaciones de Navidad en Tailanda cuando, inesperadamente, se desata una de las mayores catástrofes naturales de la historia: un tsunami que acaba con la vida de miles de personas. En un paraje desolador, Henry y María lucharán desesperadamente por reencontrarse con los suyos y lograrán una hazaña imposible.


El cineasta Juan Antonio Bayona pertenece a la nueva oleada de directores españoles que optan, con más o menos acierto, por desprenderse de viejos prejuicios y tópicos para adaptar las convenciones del cine de género a la historia que vayan a contar. Ejemplos de este fenómeno son las recomendables Celda 211EVAGrupo 7 o El orfanato, la primera y premiada película de Bayona. Su nuevo trabajo, Lo imposible, ha gozado de una campaña de publicidad abusiva que nos la ha vendido por todos los medios disponibles (y más) como “una emocionante película basada en extraordinarios hechos reales” y que ha desembocado en un éxito de taquilla sin precedentes para una producción española (lo cual tampoco es de extrañar si tenemos en cuenta que el precio de las entradas de cine ha ascendido hasta la altura desde la que saltó Felix Baumgartner).

Por pura curiosidad, decidí darle una oportunidad y descubrí que Lo imposible no me gusta lo más mínimo, me ha parecido una película tramposa, vacía y sobre todo plana por varias razones. Nada más empezar, la película nos presenta a la feliz familia protagonista, de la que no conocemos casi ningún detalle y que resultan tan perfectos en su retrato en pantalla que me resultó difícil sentir empatía alguna por ellos. Después de las presentaciones llega el momento de la catástrofe, con un gran despliegue técnico a la hora de retratar el terrible tsunami de 2004, si bien tampoco aporta mucho más a lo que ya mostró Clint Eastwood en la sobrecogedora secuencia inicial de la irregular Más allá de la vida.


Tras esto, Lo imposible se centra en la parte más escabrosa de los supervivientes a la tragedia: la degradación física (heridas y demás) pero no psicológica que sufren los protagonistas, dando paso a un melodrama barato en el que la familia intenta reunirse sin importar lo más mínimo el verdadero drama humano que les rodea. Los horrores que vivieron los demás afectados por el tsunami, a quienes Lo imposible no presta la más mínima atención, brillan por su ausencia. Así, hasta el final de la película los espectadores presenciaremos el sufrimiento de la familia, que erróneamente no pasa de lo físico debido a lo pobres y planos que resultan los personajes, carentes de trasfondo alguno, mientras una exagerada banda sonora que parece sacada de las últimas películas de Almodóvar se esfuerza en incrementar el inexistente dramatismo y en arrancarnos una lágrima. El final en sí ya me parece bochornoso, no podría ser más forzado el destino de los personajes y la vía de escape que encuentran.

En cuanto al reparto, Ewan McGregor y Naomi Watts hacen un buen trabajo, más por lo grandes actores que son que por los personajes tan pobres y carentes de vida que les ha tocado interpretar. El único momento que me pareció de verdad logrado fue la conversación telefónica de McGregor con sus familiares, y esto se debe más a la pericia del reputado actor que a la situación en sí. Mientras tanto, poco pueden aportar los fugaces cameos de Geraldine Chaplin y Marta Etura, meramente anecdóticos.

Lo único destacable del nuevo trabajo de Bayona es su factura técnica, muy cuidada en todos los aspectos, en especial en la edición de sonido y en los efectos especiales, si bien en la dirección no arriesga demasiado y juega con tomas sencillas.


Habrá quien critique el cine de Steven Spielberg por sensiblero, pero desde luego ha demostrado en varias películas que sabe tratar el drama familiar con personajes humanos llenos de contradicciones con quienes todos podemos sentirnos identificados. No sucede lo mismo con Lo imposible, en la que unos personajes vacíos protagonizan una historia efectista que basa todo su potencial en lo escabroso y en la premisa de “basada en hechos reales”. Yo desde luego me emociono mucho más con Super 8District 9 o con un buen capítulo de Perdidos, donde los personajes tienen trasfondo y cometen errores humanos.

8 comentarios:

Kikedck dijo...

Me alegro de no haberla visto, tengo como regla personal nor ir al cine a ver películas de desastres naturales (o al menos cuya trama principal sea esa).

León dijo...

Menos mal que cada vez más gente empieza a pensar como un servidor. Yo no creo que la película sea mala, ya que tiene buena factura técnica y un gran trabajo de todos los actores. Pero no me emocionó en ningún momento. Y por supuesto, estoy muy, muy lejos de considerarla la salvación del cin español. Si te apetece echale un vistazo a nuestra crítica:
http://lagatacongafas.blogspot.com.es/2012/10/lo-improbable.html
Un abrazo

Meg dijo...

Bueno, ya sabes que discrepo. Aunque sabía más detalles de la familia por lo que he leido y visto en las entrevistas...Nunca voy a sentirme con una familia que gana 10 veces lo que yo,que puede pasar la navidad en Tailandia y que viviían en Japón...Sin embargo, me llegó la historia, porque podría pasarle a cualquiera, porque no puedo ni imaginar lo que debe sentirse al estar entre la vida y la muerte y estar con la incertidumbre de si has perdido a los tuyos, me lo creí al 100%, porque es real y así pasó (dicho por la protagonista, que dice que fue todavía peor).

Y bueno, la B.S.O, una maravilla, y técnicamente impecable. Un besote!!!

Angel dijo...

Creo que eres un poco duro con ella...aunque coincido en que es manipuladora sobretodo en su parte final, pero a mi llegó a emocionarme la parte de Naomi Watts y el hijo mayor...el resto no tanto...
La parte de la llegada del tsunami me gustó mucho y sin embargo esa parte final de gente que se cruza en habitaciones y escaleras sin verse mepareció de lo más tramposo y en ocasiones ridículo.
Por otro lado creo que me gustó más de lo que me esperaba porque la campaña abusiva de publicidad así como el hecho de que no me gustara nada "El orfanato" me predisponía a ver un rollo y al final me entretuvo.
Bayona es muy buen director pero no tiene guiones de altura..

Néstor Company dijo...

Sin ver el film, me pareció que la cinta iba a plantear un esquema tramposo. Y ahora, con tu reseña, me ratifico en la idea de no verla.

Me ha parecido un artículo formidable Mike. Tu nivel de contundencia se agradece mucho y se contrapone a la opinión mediática general española que se dedica sistemáticamente a ensalzar.

Saludos

Cotu dijo...

Madre mía pero mike que te ha hecho bayona, pero si la.película es fantástica en que condiciones la viste???

Mike Lee dijo...

Kikedck: Es una buena regla, aunque a lo mejor te puedes perder alguna peli interesante, ¡bienvenido de nuevo!

León: Me alegro de que coincidamos. Leí vuestra reseña y también coincidimos en bastantes puntos, sobre todo en la forma engañosa en que nos la están vendiendo (y lo que le queda, seguramente arrasará en la venidera temporada de premios).

Meg: Me alegro de que hayas disfrutado de ella. A mí, en cambio, el hecho de que esté basada en una trágica historia real no me influye demasiado a la hora de ver la película, sobre todo cuando ésta no consigue transmitirme nada en los niveles más básicos de caracterización de personajes.

Ángel: Sí, es que lo de la segunda mitad casi da vergüenza ajena. Lo de la campaña de publicidad es verdaderamente abusivo, me alegro de que no te influyera mucho y disfrutaras de la película, yo en cambio no pude no acordarme de ella según salía de la sala.

Néstor: Muchas gracias, Néstor. Sin duda hay también ciertos medios que ensalzan esta película sin más, sin dar ninguna razón, lo cual puede contribuir al enorme fenómeno mediático en que se está convirtiendo.

Cotu: Jajaja. Me sentí estafado según la veía, sobre todo por las trampas a las que recurría la película para buscar la lágrima y no la conexión con los personajes y la historia.

¡Saludos a todos y muchas gracias por vuestros comentarios!

Cotu dijo...

Relaja hombre, se mas frío va bien