martes, 5 de abril de 2011

Sucker Punch: Excesos y faltas

Debido a los malévolos planes de su padrastro, Baby Doll es encerrada en una institución psiquiátrica para jóvenes desequilibradas mentalmente en la que se esconde más de lo que parece a simple vista. Allí, entablará amistad con un grupo de auténticas guerreras y juntas se sumergirán en una serie de mundos imaginarios que las ayudarán a escapar del tenebroso manicomio.

Tras sus comienzos en el mundo de la publicidad, el realizador estadounidense Zack Snyder dio el salto al cine con el remake de la cinta de George A. Romero Amanecer de los muertos, una de las películas más entretenidas dentro del actual resurgimiento del subgénero zombi. El éxito le llegaría en forma de la adaptación del cómic de Frank Miller 300, que catapultó a la fama a Gerard Butler y al propio Snyder y  permitió al director desarrollar su estilo, caracterizado por numerosas escenas violentas a cámara lenta junto a un marcado uso de las imágenes generadas por ordenador y que ya ha creado escuela (véase la serie Spartacus). Después vino la arriesgada Watchmen, digna adaptación del icónico cómic de Alan Moore y Dave Gibbons cuyo notable éxito propició que los estudios Warner confiaran plenamente en él para sus próximos proyectos: la cinta de animación Ga'Hoole, la futura nueva versión de Superman apadrinada por los responsables del renacimiento de Batman y el despropósito que hoy nos ocupa, Sucker Punch.


Sucker Punch no nos cuenta prácticamente nada. Más que ante una película, estamos ante un cúmulo de influencias que Snyder mezclado al tener total libertad como guionista, director y productor  (es el segundo largometraje de su recién fundada compañía Cruel and Unusual Films). Mientras que la trama se desdibuja hasta casi brillar por su ausencia y los diálogos resultan penosos, encontramos una sucesión de secuencias con referencias al anime japonés, el mundo de los videojuegos (zombis con tecnología steampunk incluidos),  películas como El Señor de los Anillos, Shutter Island, Alguien voló sobre el nido del cuco y hasta Watchmen, todo ello protagonizado por un grupo de mujeres sacadas de Moulin Rouge y con un acabado hueco, lejos de "gamberradas" que entretenían y funcionaban como películas como las recientes Kick-Ass o Scott Pilgrim vs. the World.



Una vez más, Zack Snyder emplea las técnicas que caracterizaron sus anteriores películas, sólo que ahora abusa de ellas en detrimento de la narrativa del filme, con un uso exagerado del tiempo bala y escenas a cámara lenta que se recrean en detalles sin venir a cuento (de hecho, su estilo a la hora de dirigir podría resumirse en este reciente videoclip). Por si esto no fuera suficiente, la imagen de Sucker Punch se ve enturbiada por los excesivos efectos especiales, los cuales sirven hasta para trucar los movimientos de cámara y cuyo acabado no es de los más pulidos hasta la fecha (incluyendo fallos de raccord). A este rocambolesco apartado visual le acompaña la estridente banda sonora de Tyler Bates, de la que sólo se salvan las versiones de conocidas canciones como Sweet Dreams, Where is my mind?, White Rabbit o Love is the Drug.


Con semejante material, el reparto no tiene mucho espacio para lucirse. La prometedora Emily Browning se limita a mantener la misma cara de circunstancias toda la película, acompañada en los distintos niveles del videojuego en que se convierte la trama por Abbie Cornish, Jenna Malone, Vanessa Hudgens y Jamie Chung, siempre bajo la atenta mirada de una Carla Gugino fuera de lugar y un sobreactuado Óscar Isaac. Ni siquiera los cameos del veterano Scott Glenn y Jon Hamm consiguen elevar el nivel.


Aunque llegue a entretener en escasos momentos, Sucker Punch resulta una propuesta absurda y desmedida en la que el director se pierde entre la inmensidad de guiños, referencias y efectos especiales con que rellena cada plano.

9 comentarios:

Dialoguista dijo...

Uyyy a mi me fascinó!!! Yo le encontré todo el sentido a lo narrativo, me encantaron los diálogos, la estética, y la mezcla de géneros. La disfruté muchísimo ;)

Mario dijo...

Ya son varias personas que me dicen que la cinta es mala y eso me desanima, siento atracción por el surrealismo y esperaba algo bueno sobre el tema, de todas formas la veré pero para sacarme el clavo de la curiosidad. Un abrazo.

Mario.

Jenny dijo...

A mi de buen principio me pareció que esta película no merecía mucho la pena, pero al final la vi por insistencia de unos amigos... así que ahora puedo hablar sin juzgar sin motivos y he de decir que me parecíó aún peor de lo que ya imaginaba. Ahí vemos que unos cuerpos bonitos y chicas guapas pueden captar la atención, pero sin duda no es una garantía de éxito! al fin y al cabo lo que cuenta es el resultado global...
¡saludos!

Mike Lee dijo...

Dialoguista: ¿En serio? Ya he visto que la has puesto de cabecera en tu blog, pero bueno, me alegro de que la disfrutases.

Mario: No está teniendo una buena acogida por parte del público y la crítica, además, de surrealismo hay poco cuando la película se transforma en un videojuego con tutoriales, varios niveles, trofeos y jefes finales.

Jenny: Coincidimos, al final tanta mezcla de influencias no dio la más mínima fuerza al conjunto de la película.

¡Saludos a los tres y gracias por comentar!

Rodrigo Moral dijo...

Creo estar de acuerdo en absolutamente todo. Me quedo con una frase: "Sucker Punch no nos cuenta prácticamente nada". Totalmente cierto.
La sensación que tuve al finalizar la película, fue terrible. Una tarde que pude haber disfrutado al sol... en fin, una lástima.

¡Saludos!

Néstor Fonseca dijo...

Wow, opinamos casi lo mismo, hasta lo de la cara de Browning, jeje. Snyder demuestra que solo sabe adaptar comics, sus historias "originales" no funcionan.

Buen blog, ya te sigo.

Aldo dijo...

La has machacado sin piedad y no estoy nada de acuerdo.
Watchmen no fue ningún éxito, de hecho el estudio estaba disgustado porque tán sólo recuperaron el dinero en una forzada taquilla mundial. Sino ni eso, por desgracia.
En cuánto a Sucker Punch.
No mencionas el prólogo, que me parece una manera amena y brillante de introducirte en la trama (que si hay) y en la estética de la película (radicalmente distinta a otras peliculas).
Es cierto que las canciones pecan de machaconas, aunque hay 4 o 5 como dices que si se salvan de la quema. En cuánto a la cámara lenta, sigo sin entender que se le ve de malo. La usa mucho, si, pero no se nota para mal ni dices "otra vez cámara lenta". La introduce de forma natural. ¿Porque meterse con esta herramienta narrativa?, son como los reflejos de Abrams, los contrapicados de Rodríguez, los paneos de Spielberg o planos secuencia de dePalma. Decir que una herramienta estética no viene a cuento me parece cortar bastante las alas a la creatividad.
Browning si está desdibujada y desaprovechada, pero de Malone y de Cornish no me puedo quejar, haciéndo dignos sus papeles y dotándolas de ese nexo mutuo tan necesario. Y ya que has nombrado a Kick ass no puedo dejar pasar la oportunidad de decir que no andan lejos la una d ela otra. Sinceramente no se que alaba todo el mundo de Kick ass, es una historia con antecedentes o plagio en Watchmen y que lo único innovador que tiene es ver a una niña con dos navajas y cortando piernas. Algo que no me parece ni necesario ni brillante ni estético ni necesario (narrativamente). Desde luego nada comparable a la cámara lenta.
Amén de que la actuación de Johnson como Kick ass es nula, que Hit Girl sólo pone cara o de "badass mode o ángel mode".
Y para acabar, decir que Isaac me parece de lo mejor de la peli, creando a un villano a medio camino entre la inestabilidad del Joker y un gentleman de la saga Bond. Además de los contrastes de su personaje en ambas lineas argumentales, siendo un minduni en una y dando rienda suelta a lo que ese "carcelero" le gustaría ser en el fondo.

Yota dijo...

Excesos y tetas diría yo.

De todas formas me lo pasé en grande. Y como dijeron en mi blog, si le pones de banda sonora la canción Just My Imagination es un perfecto anuncio de compresas de dos horas

Mike Lee dijo...

Rodrigo Moral: ¡Bienvenido! Me alegro de que coincidamos.

Néstor Fonseca: ¡Bienvenido! Una pena lo de Browning y que Snyder haya decidido tirar la casa por la ventana con su oportunidad de filmar una historia propia.

Aldo: Siento que no coincidamos, pero aunque seas un incondicional del director creo que en Sucker Punch se ha pasado bastante. Vayamos por partes: claro que Watchmen no fue un bombazo en taquilla, pero como dices consiguió recuperar el presupuesto y resultó una adaptación efectiva de un cómic muy complejo que llevó a la Warner a dar vía libre a Snyder y confiar en él para Superman.
El prólogo me parece un refrito de escenas de Watchmen (el funeral, acción bajo la lluvia...), la trama es inexistente al reducirse a saltar de un nivel de un videojuego a otro, sin que los personajes tengan motivación o desarrollo alguno y encima meten con calzador una moraleja simplona.
La cámara lenta puede entenderse como recurso narrativo siempre que se use al servicio de la historia, como en la primera Matrix. Snyder abusa de ella sin razón en Sucker Punch, recreándose en cada escena sin aportar nada y desde luego cansa.
No tienen prácticamente nada que ver, pero Kick-Ass me parece una película mucho más divertida, gamberra y mejor planeada que Sucker Punch y no precisamente sólo por Hit Girl, sino porque consigue que los espectadores se sumerjan en la historia y nos cuenta algo.
El reparto de Sucker Punch simplemente es penoso, más que nada porque los actores no tienen material de base al que aferrarse con personajes tan pobres y frases vacías: son todos meras caricaturas desdibujadas, incluido el de Isaacs.
En resumen, es todo demasiado superficial, basándose en crear espectacularidad con efectos especiales que poco aportan, pero me alegro de que la hayas disfrutado.

Yota: Jaja, si añades esa canción de The Cranberries podría salir un monstruo.

¡Saludos a todos y muchas gracias por vuestros comentarios!