sábado, 21 de enero de 2012

Sherlock Holmes 2: Juego de Sombras


El detective Sherlock Holmes se enfrenta a la mente criminal más peligrosa que jamás haya conocido: el profesor James Moriarty, contra quien medirá su ingenio y astucia en una arriesgada partida de ajedrez en la que el tiempo corre en su contra. Superado por las circunstancias, Holmes se reunirá con su viejo amigo, el doctor John Watson, y juntos emprenderán un viaje repleto de acertijos e intentarán evitar el colapso del mundo occidental que trama el retorcido Moriarty.

Los primeros avances de la nueva versión del personaje literario creado por Sir Arthur Conan Doyle que preparaba el director Guy Ritchie con Robert Downey Jr. de protagonista no parecían muy prometedores, pero con el estreno de Sherlock Holmes hace dos años expresé mi entusiasmo en este blog al encontrarme con una película muy entretenida que mezclaba los requisitos de una superproducción con homenajes y referencias al carácter del mítico detective británico. Tras las buenas impresiones, esperaba con ganas la segunda entrega, a la que me temo que no puedo aplicar los elogios dirigidos a su predecesora.


Sherlock Holmes: Juego de Sombras continúa justo donde terminó la primera parte, recupera al acertado reparto, con la estupenda química entre Robert Downey Jr. y Jude Law siempre presente en pantalla; y nos sumerge en un nuevo desafío para los personajes como es la entrada en escena del profesor Moriarty, némesis del detective de Baker Street. Sin embargo, me da la sensación de que en esta segunda parte han apostado más por el espectáculo pirotécnico que por el respeto a un personaje icónico. Así, se pierde el equilibrio de la primera película y los espectadores nos encontraremos a Sherlock Holmes convertido en el héroe de acción de finales del siglo XIX, una especie de mezcla entre John McClane (por los golpes que recibe) y Jack Sparrow (por sus excentricidades) que se aleja demasiado de la esencia del detective frío y extremadamente racional que conocimos en las novelas y los relatos de Conan Doyle. 

Cierto, la película entretiene a pesar de su comienzo difuso, pero ya no es Holmes, como prueban las demenciales secuencias de acción en las que se ve inmerso el protagonista, más exageradas que las de la primera parte, o la sucesión de gags cómicos cada vez más disparatados (véase el caso de Mycroft). Aun así, merece la pena destacar el toque de Guy Ritchie, fanático del montaje acelerado; el dúo formado por Downey Jr. y Law (aunque estén un tanto alejados del carácter de los personajes originales, su relación parece creíble en pantalla), la incorporación al reparto de Noomi Rapace y Jared Harris (no tanto las participaciones de Rachel McAdams y Stephen Fry, con personajes muy poco aprovechados), el homenaje de la escena final, y la banda sonora de Hans Zimmer, que recupera las composiciones de la primera parte con tonos que recuerdan a Origen y hasta una "broma" relacionada con Dos mulas y una mujer.


Aunque se deja ver, el exceso de acción y la carga cómica alejan a Sherlock Holmes: Juego de Sombras de la divertida y equilibrada primera parte, pero sobre todo de la esencia de un personaje tan característico como es el sabueso de Baker Street. A la espera de una más que probable tercera entrega, me quedo con la versión actualizada del personaje que nos ofrece la serie de la BBC protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, cuya segunda temporada pronto comentaremos.

10 comentarios:

Mario dijo...

El sherlock Holmes de Ritchie ya se veía muy distinto en la primera parte, a mi me sorprendía escuchar que se decía que era fiel al personaje de Doyle y yo que lo he leído no veía nada de cercanía con él, me parece interesante ésta adaptación moderna de Holmes, es divertida ante todo. A la segunda parte no le tenía mucho entusiasmo y más leyendo que parece que no es tan buena, quizás la vea, lo dejo un poco a la suerte. Un abrazo.

Mario dijo...

El sherlock Holmes de Ritchie ya se veía muy distinto en la primera parte, a mi me sorprendía escuchar que se decía que era fiel al personaje de Doyle y yo que lo he leído no veía nada de cercanía con él, me parece interesante ésta adaptación moderna de Holmes, es divertida ante todo. A la segunda parte no le tenía mucho entusiasmo y más leyendo que parece que no es tan buena, quizás la vea, lo dejo un poco a la suerte. Un abrazo.

Kikedck dijo...

Yo no la visto aún, pero creo que si la veo será en casa. La primera parte no estuvo mal, pero por lo que he leído la segunda pierde bastante. Y como dices, mejor quedarse con el Sherlock de la BBC de Cumberbatch y Freeman.

Meg dijo...

Bueno, como sabes esta vez discrepo, la segunda me ha gustado más si cabe, y la serie....Quizás deba darle otra oportunidad, pero el personaje no me llega, y en cuanto a su personalidad, no dista mucho de la de Downey Jr, asi que no entiendo los comentarios que he leido en blogs y foros de que nada tienen que ver, y bueno, con respecto al origen, pues ya tengo el primer libro para crearme una opinión propia, ya te contaré :-D

Un beso!!

Rodrigo Moral dijo...

Tuve el "placer" de ver la serie de SHERLOCK HOLMES, a través de Cumberbatch (que me parece un actorazo), y lo poco que vi del primer episodio (porque no volví a verla) me pareció aburrido pero bien hecho. Más aburrido y peor que ésta, imposible. La película SHERLOCK HOLMES es de lo peor que nos ha dado el cine este año. Desgraciadamente, falla en todos sus propósitos. Y convierte a Noomi Rapace en una actriz buena sólo para encarnar a Lisbeth Salander.

Saludos.

Néstor Company dijo...

me parece fantástico poder contar con dos versiones tan opuestas del personaje de Sherlock Holmes paracticamente al mismo tiempo. Son versiones que enriquecen porque por un lado tenemos la versión "ultimate" de Guy Ritchie en contraposición a una concepción más académica del personaje, pero con la innovación del cambio temporal, en la magnifica serie de la BBC.

Mike Lee dijo...

Mario: La primera parte del Sherlock de Ritchie me pareció muy divertida y con guiños al personaje de las novelas, pero de la segunda sólo puedo decir que es entretenida y se olvida bastante de la esencia de Holmes.

Kikedck: ¡Sin duda! Creo que el Sherlock de la BBC nos ha dejado impresionados a unos cuantos.

Meg: Me alegro de que te gustara la película ;) Es cierto que al principio cuesta un poco conectar con el protagonista de la serie, pero en cuanto veas su relación con Watson seguro que Cumberbatch te empieza a convencer como actor. En cuanto a las dos versiones, tienen algo del carácter excéntrico del Holmes original, pero creo que en la película se pasan con la acción. Eso sí, muy buena idea la de empezar la primera novela, a mí me encantó.

Rodrigo Moral: Yo no iría tan lejos a la hora de critircar negativamente a Sherlock Holmes 2, pero se agradece el comentario.

Néstor: Muy buena observación. Es muy curioso cómo un personaje con una trayectoria tan larga sigue tan vivo, especialmente gracias a estas dos versiones: una película de gran éxito en taquilla que lo ha acercado al gran público, y una serie que presenta una versión más canónica del personaje adaptándolo a las nuevas tecnologías actuales.

¡Saludos y gracias por comentar!

XAVI dijo...

Hola Mike, ¿Qué tal van las vacaciones?

Aqui te dejo una muestra de mi crítica en CINETRIVIA respecto de esta película.

A ver, el trabajo no es comparable con SHERLOCK de Steven Moffat y Mark Gatiss pero me gustó el trato a personajes como el Profesor James Moriarty, como ya hemos comentado.

"Antes que nada, debo decir, aunque suene a agorero o funesto, que el divorcio de Mr. Ritchie de la Diva Madonna, a él, no sé, pero a su carrera como director le ha sentado DE MARAVILLA.

Se dice que hay un antes y un después en la carrera de un director.

Dicho esto, hablemos del film. Nos encontramos aqui con una continuación de lo que es la anterior película.

Esta vez se conocen y enfrentan por primera (¿y última? eso el director y el guionista/s decidirán) el Detective más famoso del mundo y el genio criminal por excelencia.

FIN DE LA PRIMERA PARTE

XAVI dijo...

SEGUNDA PARTE

La verdad es que es un encuentro bastante romántico, por así decirlo, en el sentido que ambos conocen el uno del otro y ambos se respetan. Más que un duelo de fuerza a la antigua usanza es un duelo de voluntades y de intelectos. "Dos objetos en movimiento que colisionan el uno con el otro".

Lo malo de esa colisión es que genera daños colaterales.

La partida de ajedrez que juegan los dos si bien más mental que física representa una analogía del film. El argumento no es más que la presentación, juego (nudo) y desenlace de esa partida que dos estrategas, cada uno con sus motivos (causar una guerra por un lado, detenerla por el otro) para poder medir el intelecto de ambos.

Los actores, en la línea de la anterior. Por lo menos Downey Jr. cuya buena química con Law hace que a veces nos recuerde una "buddy movie". Downey Jr. compone como ya hiciera con anterioridad un Holmes
alejado del creado por Conan Doyle. Muy en la vena de Ritchie. Le gusta desenvolverse en los bajos fondos, es neurótico, caustico y paranóico. Es decir, todas las manías y vicios del personaje se subliman
para formar a una especie de Dective Privado mezcla entre James Bond y el Dr. House (siendo éste último deudor del detective).

Law por su parte representa al buen Dr. Watson. El equilibrio y la bondad. El hombre de família que prefiere la calidez del hogar pero que a su vez no se niega a cuidar de su compañero, le ayuda y respalda en todo momento, incluso llegando a maldecirle (y muy acertadamente) por meterle en semejantes embrollos.

Intelectualmente no es su igual pero como dice el villano "le ha entrenado bien".

Noomi Rapace recién repescada de la saga de Stieg Larsson hace las veces de guia femenina tomando el lugar de Rachel McAdams. Esta vez, movida por las circunstancias personales ayuda a la pareja de detectives desentramar un complot a nivel mundial. Hay un atisbo de relación entre ella y Holmes pero queda en mera anecdota.

Stephen Fry se nos muestra como el hermano menos famoso (o más, según se mire) del célebre Holmes. Un hombre corpulento, curioso, que ya nos da a entender como hacía Holmes, "malgasta su talento e intelecto como un burócrata al servicio de su majestad". Aqui ni puedo ni dejo de evitar el recuerdo de Mark Gatiss en el Sherlock de Steven Moffat.

En cuanto a los malvados, tenemos a Jared Harris (hijo del gran Richard Harris) como un espléndido Profesor James Moriarty.

El "Napoleón del Crimen" cuyo intelecto para las ciéncias matemáticas esconde un talento aún mayor para manipular eventos y personas que le permitan llevar a cabo sus planes. No ya el dominar el mundo (normal en esa época) sino el lucrarse con el dolor y la desgracia ajena, que ya es algo más común (lamentablemente) en nuestros días. Un intelecto genial que en este caso no le ciega por vanidad en reconocer y respetar al de su adversario pero sin hacerle menos temible por ello.

Se encuentra respaldado Moriarty por el despiadado Coronel Sebastian Moran (otro personaje de la novela) un tirador formidable y despiadado, encarnado correctamente por Paul Anderson.

En suma una película entretenida y que se deja ver. Que nos muestra otra visión del detective (la de Guy Ritchie) y que pone de nuevo en el punto de vista del celuloide las aventuras del mayor detective de todos los tiempos.

Lo mejor de la película, la partida de ajedrez entre Holmes y Moriarty en la terraza que da a la cataráta del enclave suizo (...). Muy dinámica y sobretodo muy icónica, tratándose del emplazamiento de Reichenbach.

Y, como no, los guiños a la novela original que se pueden ver al final y durante la misma amén del guiño citado por Néstor a la película de DON SIEGEL."

Te pido disculpas pero he tenido que escribir mi comentario en dos partes.

Un saludo Mike.

Paola Monter Uribe dijo...

No me parece un exceso de escenas de acción, creo que cada una está bien justificada, a mí sí me gustó Sherlock Holmes juego de sombras, me parece una película entretenida y divertida, es una buena mezcla de acción y aventuras.