martes, 26 de julio de 2011

¡Conviértase en superhéroe!

Por contradictorio que parezca, para ser un superhéroe no se necesitan poderes o habilidades especiales, tan sólo hace falta una voluntad férrea en la dura lucha contra el crimen... o no. Cómics como The Spirit, Batman y Watchmen han explorado las implicaciones que podría tener convertirse en justiciero enmascarado para un humano corriente, sin accidente radiactivo ni anillo alienígena de por medio.


Como era de esperar en el actual boom de adaptaciones de cómics superheroicos, este tipo de historias no tardaron en llegar a la gran pantalla. Éste es el caso de Kick-Ass, reciente cómic de Mark Millar y John Romita Jr. que narra cómo un joven estudiante decide emular a Spider-man y luchar contra los delincuentes, y que en 2010 fue llevado al cine por el director Matthew Vaughn en una disparatada y divertida película. Algo parecido ha ocurrido con dos títulos de temática similar pero de escasa distribución: Super (2010) y Defendor (2009).

El primero de ellos, Super, nos presenta a Frank, un apacible buen ciudadano de pasado traumático que ve cómo su vida se desmorona cuando su esposa se fuga con un conocido traficante local. Ante esta situación, Frank opta por convertirse en Crimson Bolt, el nuevo justiciero callejero que pondrá en orden el vecindario y rescatará a su mujer, cueste lo que cueste. Escrita y dirigida por James Gunn (guionista de Amanecer de los muertos), Super mezcla sin éxito comedia de situación con una parodia de los superhéroes, pero desafortunadamente las escenas ingeniosas son escasas y muy pronto dan paso a una sucesión de violencia gore, bromas subidas de tono, y revelaciones "divinas" que entorpecen el desarrollo de la historia y las interpretaciones de los actores. Del reparto destaca Rainn Wilson (Dwight en The Office) como el introvertido y torturado protagonista, a quien acompañan una histriónica y sobreactuada Ellen Page y las breves apariciones de Liv Tyler, Kevin Bacon (interpretando una vez más al villano), y el gran Nathan Fillion.

Aunque a primera vista comparta premisa argumental con Super, Defendor abandona en seguida los toques de comedia para adentrarse en el drama que vive el protagonista, Arthur Poppington, un inadaptado que se fabrica su propio disfraz y lucha contra el tráfico de drogas en su ciudad con la intención de proteger a los inocentes. Escrita y dirigda por el actor canadiense Peter Stebbings, a Defendor le cuesta arrancar y funcionar en su conjunto como película, si bien consigue dejar a los espectadores con alguna escena divertida, otras de cierta carga dramática y un logrado final que denuncia la corrupción y decadencia presente en el mundo urbano a la vez que homenajea la labor de los héroes anónimos. Encabezan el reparto el siempre interesante Woody Harrelson (en un papel alejado de su Tallahassee en Zombieland) y una sosa Kat Dennings (la estudiante de Jane Foster en Thor), y les acompañan en pequeños papeles Elias Koteas (El curioso caso de Benjamin Button), Sandra Oh (Entre copas) y el formidable secundario Michael Kelly (Destino Oculto).

Parece que grandes superhéroes como Iron Man, Thor, o Green Lantern también inspiran a los justicieros urbanos a dar el salto al cine. ¿Quién será el próximo?

4 comentarios:

Mario dijo...

Me ha encantado ésta reseña, no conocía de las películas y me parecen estupendas propuestas, Kick ass me gustó si bien al final se convierte todo en algo increíble, como que se desborda, pero la idea me quedó gustando, un superhéroe más cotidiano, menos irreal aunque Batman siempre será de mis favoritos y espero la cinta de Nolan con fervor. Saber de éstas películas me alegra, espero pronto verlas. Un abrazo.

Mario.

Rodrigo Moral dijo...

¿Viste la nueva tendencia del cine de superhéroes? Muy buena reflexión la tuya, estoy muy de acuerdo. A mí, de por sí, no me gustan los superhéroes tradicionales. Digo, sólo me gustó "The dark knight" y aún no sé por qué. "Superman", "Spiderman", ni las veo. Sé que no son de mi agrado y no me someto para no perder tiempo. Me conozco.

Sin embargo, esta nueva generación de superhéroes terrenales (es decir, con conflictos típicos de los humanos y sin poderes sobrenaturales) ha invadido la pantalla grande, y también me ha enganchado con algunas cintas. Kick-ass, que mencionás, es una. Película sencilla, pero con corazón. Ni hablar Scott Pilgrim..

"Super" la vi para bajar en Un Solo Clic. No sé si me llama mucho la atención. Solamente alguno que otro del elenco.
"Defendor" la acabo de conocer con tu publicación. Solamente debo decir que me la vendiste bien. Y ver a Harrelson en el póster ya me da ganas de verla pronto.

Sobre tu comentario en mi blog de "8 minutos para morir", es muy probable que a todos les haya gustado la película. Soy la primer persona que conozco a la que no le ha gustado, y espero conocer a algunos más. Pero en general, el efecto fue positivo.
Creeme, el problema es mío, que soy anti-sci-fi.

Saludos.

Kikedck dijo...

No había oido nada de ellas. Supongo que unas pocas sean interesantes, pero espero que no se explote tanto. ¿Es cierto que en EEUU hay gente que hace eso en serio? Creo que hace tiempo leí alguna entrevista a uno de estos "hèroes" urbanos.

Mike Lee dijo...

Mario: También espero con paciencia la nueva entrega de Batman. Si te pareció excesivo el final de Kick-Ass, tal vez no te guste Super.

Rodrigo Moral: ¡Gracias! El cine de superhéroes está dando distintos resultados y ya puede decirse que está a punto de convertirse en un género más. Si te gusta Harrelson, seguro que te agradará su papel en Defednor.

Kikedck: Sí, parece que esta rama empieza a explotarse. Al parecer, hay ciudadanos inspirados por estas historias que patrullan las calles vestidos de superhéroes, como prueba esta noticia http://www.youtube.com/watch?v=sJQi7yYhVVA&feature=player_embedded

¡Saludos!