sábado, 13 de febrero de 2010

Perdidos: El fin del principio


La semana pasada se estrenó en Estados Unidos la sexta y última temporada de Perdidos. Por increíble que parezca, la serie llega a su fin después de conseguir lo inimaginable y, como siempre ha sucedido, no hay el menor indicio de que se vaya a ofrecer una explicación a todo lo sucedido en la Isla.


En todos los aspectos, puede decirse que Perdidos (junto a otros títulos de calidad) ha cambiado el modo de hacer series de televisión en la actualidad. Para probarlo están los avances ténicos introducidos, la complicada fragmentación de sus capítulos con varias líneas temporales y el fenómeno que ha supuesto al mantener a miles de espectadores pendientes de lo que ocurre en una serie que sugiere más que explica y se adentra en terrenos de la ciencia ficción que normalmente no suelen ser bien acogidos por el gran público. Además, cuenta ya con una iconografía propia que fomenta exposiciones de objetos aparecidos en la serie y viajes a los lugares en que se rodó.

A todo esto hay que sumarle el reparto internacional y los personajes tan humanos que representan, cómo cambian según los acontecimientos y toman decisiones de lo más arriesgadas. Mención aparte merece la música, obra de un genio como es el compositor Michael Giacchino, con un trabajo cada vez más reconocido en el mundo del cine.

Personalmente, hace 5 años que descubrí la serie, cuando empezó a emitirse por aquí, y guardo un grato recuerdo de éste y otros momentos de ella como la "casi" muerte de uno de los protagonistas en la primera temporada, la relación de Desmond y su constante en la segunda y cuarta, el final de la tercera o un buen número de revelaciones en la quinta temporada que nos dejaron a todos más desconcertados si cabe.


Visto el comienzo de la sexta temporada, surgen más preguntas que respuestas, van y vienen nuevos y conocidos personajes; y a todo esto ya nos han dejado con momentos memorables (véase la secuencia del aterrizaje de cierto avión). Son muchos los que se preocupan por su final, pero creo más oportuno detenerse a valorar su insólito camino, digno de admiración.

1 comentario:

Lucy dijo...

La "casi muerte" de uno de los personajes en la primera temporada... a mi juicio es la jodida mejor escena de toda la serie! Y el final de la tercera temporada, y Desmond y Penny... pero la "casi muerte" es mi favorita, imposible de igualar, recuerdo lo que lloré pensando que mi personaje favorito se iba, y en cuestión de segundos, de repente... buaaah no me hagas recordar porque me mueroooo!

Jo pues nada, parece mentira que ya haya llegado el principio del fin, pintaba muy lejos... pero así es la vida, el tiempo pasa muy rápido. Siempre tendremos la serie para verla las veces que queramos, yo pienso comprármela si ahorro dinero y sale un pack con todas las temporadas.

No me enrollo más, un besazo Mike! Qué viva Lost!