viernes, 5 de febrero de 2010

Invictus: El factor humano

Basada en la novela de John Carlin El factor humano, la película Invictus narra la complicada situación a la que tuvo que hacer frente Nelson Mandela al asumir la presidencia de Sudáfrica en 1994, encontrándose con un país desestructurado debido a los problemas sociales y raciales derivados del recientemente desaparecido apartheid. Una de sus calculadas maniobras en busca de la unidad fue su apoyo a la selección nacional de rugby, los Springboks, durante el Mundial de 1995, consiguiendo un fenómeno verdaderamente insólito.

El maestro Clint Eastwood regresa con un filme, sin duda a la altura de sus anteriores obras, en el que retrata el valor del deporte para eliminar diferencias de cualquier índole entre humanos y fomentar principios como la cooperación y el esfuerzo; ofreciendo así un enfoque completamente opuesto a aquel que algunos individuos deplorables le confieren fomentando la violencia, división e incluso la demagogia más deleznable. Además, Invictus homenajea una figura tan emblemática como la del dirigente político Nelson Mandela, con una visión de la venganza contraria a anteriores trabajos del director como son Sin Perdón, Poder Absoluto, Mystic River o la reciente Gran Torino, dejando a un lado su aspecto más trágico y remarcando la importancia del perdón, que queda patente en la figura de Mandela, quien tras 27 años de prisión no guardó ningún rencor a sus captores.



Con una historia de semejante trascendencia sobre la que trabajar, Clint demuestra una vez más su maestría haciendo uso de sus estilo clásico, manteniendo el ritmo en todo momento y desarrollando secuencias tan emotivas como la visita de los Springboks a los suburbios o el partido final, que convierte en una gesta épica y donde queda patente su manejo y completo control de la narración (prueba de ello es el empleo de la cámara lenta justo cuando todos lo esperábamos).

Eastwood es un gran director de actores, y así lo justifica el buen trabajo del reparto en general, que además guarda un parecido razonable con los protagonistas reales de los hechos . Sin lugar a dudas el que más destaca es Morgan Freeman, antiguo amigo del director desde Sin Perdón que se reafirma como el alma de la película. Freeman capta el aura de bondad y esperanza de Mandela en todo momento, calcando su personalidad no sólo con la voz, sino con una serie de gestos y movimientos propios del político (incluso en un instante nos deja un pequeño recuerdo a nuestro querido Red de Cadena Perpetua, en la escena de la prisión). Destaca también Matt Damon en su papel del capitán de los Springboks, François Piennar, al tratarse del personaje que más cambios experimenta a lo largo del filme y hay que mencionar la breve aparición de Scott Eastwood, hijo del director que ya tuvo un pequeño cameo en Gran Torino.



Por si esto no fuera poco, Invictus cuenta con una detallada ambientación acompañada por una luminosa fotografía que refleja así los tiempos de cambios vividos y puede presumir también de banda sonora. Compuesta por Kyle Eastwood, se adecúa a cada momento y nos deja canciones memorables como 9,000 Days o Colorblind.

Siguiendo con su ritmo habitual, Clint ya prepara nueva película para este año, Hereafter, thriller sobrenatural con Damon de protagonista. Hasta entonces, podemos conformarnos con Invictus, el emotivo y épico trabajo de un director de leyenda que pasa a sumarse a su ya mítica filmografía.

9 comentarios:

Gâteau dijo...

Como ya te he dicho por el messenger, es una película impresionante.
Una de las pocas que han logrado emocionarme hasta hacerme llorar.
Una de esas películas que están hechas para verlas una y otra vez.
Como siempre, gran reseña.

¡Saludos!

Yota dijo...

Una película sensacional, de lo mejor que he visto en los últimos meses, pero claro, era de Clint Eastwood, lo que significa que no puede ser mala XD

La vi ayer, y todavía estoy emocionado.

The Korinthian dijo...

Una película bastante redonda, y que te deja con muy buen sabor de boca.Acabo de escribir mi minireseña sobre ella ahora mismo!!!jejeej
Un saludo, Mike.

Pabela dijo...

Uy! acá vengo para disentir porque me desilusionó un poco. No es mal film pero sí me pareció frío y sin el brillo Eastwood!

Lázaro dijo...

Para mí no es la mejor de Clint..
como le pasa a Pabela,me desilusionó ..
un saludo

Mario Salazar Lafosse dijo...

Contrario a lo que esperaba, me gustó la película, no me atraía la historia pero la vi igual y el manejo que hizo Eastwood de una película sin un jale contundente a mi gusto personal me parece muy bueno, la película no es dramática sino muy didáctica, representa bien una etapa de la vida de Mandela, si bien me parece que Freeman no alcanza a poseer todo el magnetismo de un líder como al que representa. Hize una crítica de la pelicula, comparto el gusto por esta cinta pero ciertamente le faltan bríos para ser obra maestra pero es mejor de lo que uno puede esperar con un tema poco llamativo, un equipo de rugby. Un abrazo.

Mario.

Dialoguista dijo...

Todavia no la vi, pero si hablamos de Clint hablamos de buen cine ;-)
Buen apunte el que hace sobre las dos vertientes con las que puede tomarse el deporte.
Saludos!!!

Cotu dijo...

a mi se me hizo flojilla, no tan impresionante, es indiscutible el talento de Eastwood, pero no diría que esta sea una de sus mejores actuaciones.

natalia_paperblog dijo...

Buenas tardes,

Quisiera disculparme, pero no he encontrado otra manera de contactarte que a través de los comentarios.

Me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer Paperblog, http://es.paperblog.com, un sevicio de difusión cuya misión consiste en identificar y dar a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos. El tuyo se adapta a nuestros criterios de calidad y creo que tus artículos resultarían muy interesantes a los lectores de la temática Cultura.

Espero que encuentres el concepto interesante y te motive. Mientras, no dudes en escribirme para conocer más detalles.

Atentamente,

Natalia