domingo, 16 de octubre de 2011

Batman, Inc: Corporación Mundial

Desde que tomara las riendas del murciélago, Grant Morrison ha sometido a Batman a todo tipo de pruebas físicas y psicológicas que han forzado a Bruce Wayne a replantearse su condición de cruzado enmascarado. Tras una serie de sagas en las que el guionista escocés fue introduciendo personajes nuevos, rescatando otros y dejando pistas (a las que hice referencia aquí), las colecciones de las que se encargaba sufrieron una conclusión absurda y estrafalaria en la que las excentricidades se escapaban de las manos de Morrison, abriendo el camino a una nueva propuesta: Batman, Inc.

La nueva cabecera protagonizada por el caballero oscuro arranca con una premisa cuanto menos curiosa: cansado de sus titánicos esfuerzos, Bruce Wayne decide financiar una red internacional de hombres murciélago que combata el crimen a nivel global. Así, emprende un viaje alrededor del mundo designando encargados de portar el manto del murciélago en ciudades como Tokyo, Buenos Aires, Hong Kong, o París, al mismo tiempo que intenta hacer frente a una nueva red terrorista conocida como Leviathan.

Por desgracia, el poco interés que podía despertar semejante propuesta se esfuma después de los dos números iniciales: el leve argumento se desvanece, a Morrison "se le va la pinza" y da paso a historias cada vez más extravagantes que poco tienen que ver con la esencia oscura y detectivesca del personaje; además de que los villanos de Leviathan no son más que un calco de El Guante Negro, los criminales que ya aparecieron en Batman R.I.P. Lo único que se salva es el dibujo de Yanick Paquette en los cuatro números de los que se encarga, porque los otros dos dibujantes sólo contribuyen a empeorar la colección.


Después de sus ocho episodios iniciales, la llegada del relanzamiento/reinicio de DC Cómics no parece que vaya a afectar demasiado al desarrollo de la colección, que cambiará su nombre por Batman: Leviathan y continuará con las tramas desarrolladas por Grant Morrison, que desde luego no merecen la pena al buscar conceptos estrambóticos que llevan a caer en la repetición y alejarse de la esencia del personaje.

4 comentarios:

Yota dijo...

Cada vez tengo más claro que Grant Morrison es como el caballo de Atila, una fuerza destructora que arrasa con todo...

Esta serie prometía, pero luego el calvo tuvo su momento "drogao" o "New age" y todo a la mierda.

XAVI dijo...

Tuvo un inicio muy prometedor y acabó en nada.

Me recuerda a Rob Liefield. Aunque con más talento, según se mire.

Mike Lee dijo...

Yota: Tienes razón. Por regla general, las propuestas de Morrison suelen resultar sorprendentes para la colección, pero según avanzan y se acerca el cierre de su etapa llena todo de fantasías psicodélicas y abandona la colección a su suerte.

Xavi: Empezó bien, los dos primeros números de Batman eligiendo un representante en Tokio son muy entretenidos, pero a partir del tercero las chorradas marca de Morrison crecen exponencialmente y se vuelve inaguantable. No sé si merece la pena compararle con Rob, puede que por la controversia de sus trabajos.

¡Gracias por los comentarios!

XAVI dijo...

Muchos de los trabajos del "Escocés" son realmente buenos.

Lo del californiano, roza la megalomanía grnadilocuente.

Es verdad, lo de Japón empezó bien con el Dr. Inmortal ese (un villano al que desde luego no me importaría masacrar, ¡Que mal me cae!)

Pero poco a poco fue perdiendo y mira que lo de la premisa del Club de los Heroes, el número de la Isla del John Mayhew y todo eso era interesante.