martes, 6 de enero de 2009

Australia, cine épico para estas fechas

Estas Navidades numerosos estrenos han inundado la cartelera, estrenos tan variados como desvaríos tipo The Spirit , el regreso de Guy Ritchie con Rock'nRolla o un duelo entre Collin Farrell y Edward Norton en Cuestión de Honor. No sólo eso, sino que ahora entramos de lleno en la época en que numerosas e interesantes películas nominadas a premios como los Globos de oro y que ya suenan para los Oscars aterrizarán en nuestras salas. En este grupo se incluyen películas como Revolutionary Road, Milk, Frost/Nixon y puede que Australia, lo último del original director Baz Luhrmann.
En esta ocasión nos trae una película de proporciones épicas rodada en su totalidad en Australia, con equipo y actores del citado país. Así, la película nos cuenta cómo Lady Ashley, una aristócrata inglesa, debe encargarse del rancho que posee en Australia con todas las dificultades que semejante tarea conlleva. No obstante, contará con la ayuda del intrépido vaquero Drover y junto al pequeño aborigen Nullah descubrirán los secretos de esta tierra y se verán envueltos en problemas de todo tipo, incluida la Segunda Guerra Mundial.
A pesar de las más de dos horas y media de duración, la película resulta entretenida en general y por su estilo épico recuerda a títulos como Titanic o Memorias de África. Aunque podría dividirse en dos partes bien diferenciadas por el rumbo que toma la historia, en ambas resulta igualmente destacable la ambientación y los peculiares paisajes. En cuanto a los actores, nos encontramos una pareja principal en la que Hugh Jackman destaca más que Nicole Kidman, interpretando éste a un atrevido vaquero que guarda cierto parecido con nuestro mutante de las garras de adamántium favorito. También resultan dignos de mención los villanos Bryan Bown y David Wenham, sobre todo éste último, al que no le queda nada mal ser un ganadero ambicioso de botas de piel de cocodrilo tras haber dado vida a Faramir en la trilogía de El Señor de los Anillos.


En definitiva, unas cuantas escenas divertidas, los paisajes, la ambientación y las adversidades a las que se enfrentan los protagonistas hacen de Australia una película entretenida de grandes y épicas proporciones.

1 comentario:

Yota dijo...

ufff, pues yo todavía estoy esperando a que cinesa me devuelva mis cinco euros.