martes, 13 de enero de 2009

Control de Daños: Marvel los necesitaba

Ahora que empiezan a publicarse los primeros números de Secret Invasion y vemos cómo afectan a muchas otras colecciones del Universo Marvel, es un buen momento para plantearse si la política actual de la editorial es la correcta: más o menos cada año se desarrolla un crossover que afecta a numerosas series regulares prometiendo que nunca nada volverá a ser lo mismo para los personajes. Así, tenemos algunos cuyos resultados resultan interesantes y otros que no lo son tanto, muertes, resurrecciones y a la Patrulla X cambiando de alineación y de paso de mansión. Menos mal que ante esta situación nos encontramos a Control de Daños para tomárselo todo con humor.
Esta original serie surgió hace ya algún tiempo, cuando sus creadores Dwayne McDuffie y Ernie Colon se plantearon quién podría encargarse de arreglar los desperfectos causados por superhéroes al arrasar ciudades enteras en eventos como los mencionados crossovers. Con motivo del final de World War Hulk, estos personajes reciben de parte del mismísimo Tony Stark el encargo de reparar los daños causados por el goliat esmeralda en la ciudad de Nueva York, tarea complicada como pocas en la que se verán envueltos unos cuantos héroes conocidos.
En esta serie limitada de tres números McDuffie tiene ocasión de contar una divertida historia en la que parodia numerosos aspectos del Universo Marvel actual, como los ya citados macro-eventos, la continuidad, la forma en que multitud de personajes adquieren poderes, el nombre de algún que otro supertipo e incluso la situación de la Patrulla X. Además, el no conocer a los protagonistas de antemano no supone ninguna desventaja, puesto que la historia está pensada para disfrutarla como los tres números que la componen, de forma muy acertada.
Mención aparte merece el dibujo, a cargo del debutante español Salva Espín, quien a lo largo de los tres números emplea un estilo realista y cartoon al mismo tiempo, ideal para el tono de la historia. Por si su dibujo limpio y detallista no fuera suficiente, John Romita Jr. y Klaus Janson se encargan de un par de portadas; ¿qué más se puede pedir?



Control de Daños, un cómic totalmente recomendable para todos aquellos que quieran reírse (y con razón) de la Marvel actual y descubrir a un prometedor dibujante de cuyos próximos proyectos habrá que estar pendientes.

1 comentario:

Yota dijo...

De acuerdo contigo, este tebeo en apariencia infatiloide está cargado de una mala leche que pa que....