jueves, 9 de agosto de 2012

Juego de Tronos T2: Choque de reyes


Las disputas internas por el poder han dejado a los Siete Reinos de Poniente fragmentados y al borde de la inminente e inevitable guerra. Tyrion Lannister se sumerge en las intrigas de la corte para estar a la altura de su nuevo cargo como Mano del Rey mientras planea la defensa de la capital, Desembarco del Rey, a la que se dirige con decisión Stannis Baratheon, el heredero legítimo de la corona que ha encontrado nuevas fuerzas en el dios R'hllor, el Señor de la Luz. Mientras tanto, Robb Stark defiende su título de Rey en el Norte con firmeza, Arya sufre ciertas complicaciones en su camino de vuelta a casa, Bran presencia una traición inesperada en Invernalia, Daenerys intenta reunir un ejército al otro lado del Mar Angosto y Jon Nieve descubre la amenaza que aguarda paciente al otro lado del Muro. Se acerca el invierno.

La primera temporada de Juego de Tronos fue uno de los fenómenos televisivos de 2011. Su éxito fue tal que los productores no dudaron en firmar por la siguiente entrega sin importarles que fuera una de las series de televisión más caras de la actualidad, además de que surgió toda una comunidad de fans de la serie mientras las novelas de George R.R. Martin en que se basa ascendieron a lo más alto de las listas de venta. La segunda temporada, que adapta la novela Choque de reyes, sigue la misma línea que su predecesora con diez episodios de factura muy cuidada, en los que destacan el cuidado con el que se ha recreado el mundo de fantasía de Martin (que guarda con el real más similitudes de las que aparenta) y la capacidad de atrapar a los espectadores capítulo tras capítulo, con una trama que cada vez se va complicando más en la que no hay dos bandos, buenos y malos, claramente definidos, sino personajes llenos de dobleces y contradicciones humanas.

Arya haciéndose pasar por Arry, el fantasma de Harrenhal
Ahora bien, si la segunda temporada de Juego de Tronos es una de las series más recomendables que podemos encontrar en el panorama actual, como adaptación de la novela de Martin deja bastante que desear. La primera temporada siguió la trama de la novela inicial de la saga Canción de hielo y fuego con total fidelidad al material original, recurriendo a ciertas licencias para agilizar la acción en pantalla. Sin embargo, da la impresión de que esta segunda temporada se aleja demasiado de la novela, no sólo con sucesos que no transcurren de forma similar al libro (especialmente los de las tramas de Robb y Daenerys), sino con la no inclusión de personajes que serán de vital importancia posteriormente (como los Reed) y con la reducción de la espectacularidad de ciertos pasajes. Posiblemente esto último se deba a las limitaciones de presupuesto de la serie, pero escenas como la huida de Harrenhal, el asalto a Invernalia y sobre todo la batalla del Aguasnegras carecen de la fuerza que tienen en la novela, con la consiguiente pérdida de impacto en el espectador.

Bronn en la no tan grande batalla del Aguasnegras
Aun así, el desarrollo de los personajes resulta convincente (sobre todo el de Theon Greyjoy, a quien dan una nueva dimensión ausente en la novela), a lo cual ayuda la labor de un reparto muy amplio y variado. Destaca, una vez más, el soberbio Peter Dinklage, que se come la pantalla cada vez que aparece haciendo de Tyrion Lannister, personaje del que se ha apropiado. También dan la talla Lena Headey (Cersei), Michelle Fairley (Catelyn), Charles Dance (Tywin), Iain  Glen (Ser Jorah) y los jóvenes Kit Harington (Jon), Maisie Williams (Arya) y Emilia Clarke (Daenerys). Entre las nuevas incorporaciones de esta temporada, llaman especialmente la atención lo bien representados que están los personajes de Liam Cunningham (Davos), Carice van Houten (Melisandre) y Rose Leslie (Ygritte).

Ygritte con aspecto de esquimal más que de salvaje
Los efectos especiales resultan creíbles en pantalla y son muy elaborados, sobre todo para una serie de televisión. Lo que sin duda gana respecto a la temporada anterior es la banda sonora de Ramin Djawadi, que deja a un lado la música monótona y ofrece composiciones de mayor carácter para acompañar a lo que sucede en pantalla. Además, por fin podemos escuchar The Rains of Castamere, una de las canciones que más entonan a lo largo de la saga de libros.



Aunque se haya alejado bastante de la novela, con las complicaciones que eso conlleva para siguientes entregas, la segunda temporada de Juego de Tronos ha sido de lo más entretenida, con multitud de personajes a los que acompañar en un viaje intrincado y fascinante y con un reparto entregado. Afilad vuestras espadas, pues el invierno no ha hecho más que llegar a los reinos de Poniente.

5 comentarios:

XAVI dijo...

Hay que reconocer que Dinklage hace un gran trabajo. En "Find me gilty" ya empezó a despuntar en su papel de abogado.

No sé a vosotros, pero, a mi no es que me caigan demasiado bien los Lannister son de lo que en una era moderna podríamos clasificar como "banqueros" o "buegueses".

Néstor Company dijo...

Estoy de acuerdo en tu apreciación Mike anque también suscribo que es una serie tan potente que siempre supera sus propias flaquezas. En el caso de las batallas y la visualización global, creo que los productores se enfrentan siempre a un dilema. Por una parte, no pueden seguir haciendo elipsis como ha sido habitual pero tampoco dispondrán de los recursos suficientes para hacer una batalla de la magnitud que los libros reflejan. Por tanto, siempre se quedaran a medias y dejarán insatisfechos al espectador en secuencias de masas.
Por ejemplo en la Batalla de Desembarco del Rey ya no apareció la gran cadena que permite a las tropas de Tyrion aislar y separar a la flota de Stannis. Y faltó mayor garra y numero de soldados en acción.
No tengo dudas que la Boda Roja estará a la altura de lo esperado pero temo algo parecido a lo que hemos visto este año para la batalla del muro, cuando la ofensiva de Mance Rayder está a punto de conseguir su objetivo si no llega a ser por la llegada del ejército de Stannis.

Saludos !

XAVI dijo...

A ver, si no lo he entendido mal, los maquiavélicos Lannister ocupan el trono antaño de los Baratheon. Los Baratheon quieren recuperarlo a cualquier precio y los Lannister no quieren perderlo por nada del mundo.

En medio Stark, Targarien y las demás casas como voluntarios o involuntarios peones.

Y por si fuera poco, el Muro a punto de caer con lo que acecha al otro lado.

¿He resumido más o menos de que va el asunto?

En las guerras del Rey Loco (o principe loco) ya no entro por falta de espacio.

Meg dijo...

No me arriesgo a leer este post, todavía no la he visto la segunda, pero he leido el libro, ya te contaré...Un beso!!

Cotu dijo...

la novela era mucho mas complicada que la primera, y muchas partes se han corregido, no creo que este tan mal