sábado, 18 de julio de 2009

Harry Potter y el misterio del príncipe


En 2001 el conocido joven mago creado por la escritora J.K.Rowling dio el salto definitivo a la gran pantalla, llevándose consigo todo el mundo de hechicería y fantasía que le rodea. El impacto que causó la primera parte de Harry Potter fue de tal magnitud que se acordó de inmediato trasladar la saga completa al cine, dando de paso la oportunidad de seguir su ejemplo a otras novelas de temática similar.

Las dos primeras partes de Harry Potter, dirigidas por Chris Columbus, tenían el tono familiar adecuado para presentar la historia y universo en que se desenvolverían los personajes. Después llegó Alfonso Cuarón con los oscuros dementores en la que unos cuantos consideran la más destacable entrega de la saga. Hasta este momento se mantenían ciertos rasgos comunes en las tres entregas, las cuales además contaban con la presencia de importantes actores británicos como Richard Harris, Maggie Smith, Alan Rickman, Kenneth Branagh, Gary Oldman, Michael Gambon o Timothy Spall; pero a partir de entonces el nivel no haría sino decaer.

La cuarta parte de Mike Newell y la quinta de David Yates presentan la historia de los libros de la forma más simple posible, omitiendo multitud de detalles y con el único propósito de crear en los espectadores la costumbre de acudir al cine a ver las aventuras de Harry, Ron y Hermione cada dos años. Tras el retraso de su estreno desde las pasadas Navidades hasta este verano, el resultado de Harry Potter y el misterio del príncipe deja mucho que desear.

En el sexto libro del aprendiz de mago se sientan las bases del inminente final de la saga, apareciendo multitud de detalles que en el posterior y último volumen encajan a la perfección con todo lo sucedido y ayudan a enlazar los cabos sueltos desde el mismísimo principio. Una pena, pues en la película poco o nada queda del espíritu del libro. A lo largo de dos horas y media, que se hacen más largas de lo habitual, se nos presenta una historia que puede resultar confusa al abarcar numerosos sucesos de modo apresurado, los cuales al final no llevan a ninguna parte, con el desfile de multitud de personajes que entran en escena para hacer poco más que soltar un par de frases.



De este modo, el misterio del príncipe mestizo al que hace referencia del título se deja de lado y pasa a ser meramente anecdótico, pues la película se centra más en las relaciones amorosas de los personajes (que no conducen a buen puerto) y todos los momentos cómicos que originan. Así, no sólo se obvian detalles del libro (lo cual es comprensible en cualquier adaptación), sino que se eliminan partes tan importantes en el posterior desarrollo de la trama como el origen del anillo y los otros Horrocruxes o la batalla final y se inventan otras nuevas como el incendio de dos casas emblemáticas en la saga y el principio de la película en la cafetería del metro londinense (definitvamente el Harry que conocemos no actuaría así).

La dirección de David Yates, al igual que en la entrega anterior, sigue resultando un tanto automática, si bien presenta destreza en ciertas escenas como la cueva de la parte final (en la que se despliegan los medios que tenía a su servicio, con los inferi-Gollum). Llama la atención la completa pérdida de la conocida banda sonora compuesta por el simpar John Williams para las primeras películas, que ahora es sustituida por temas más insulsos; si bien la dirección artística sigue dando la talla en la recreación de ambientes y escenarios con marcadas tonalidades verdes y oscuras.



En cuanto a los actores, nos encontramos con el trío protagonista cumpliendo con lo esperado (que según pasa el tiempo continúan creciendo hasta el punto de tener que ser reducidos digitalmente en ciertas escenas) y siguen apareciendo secundarios de la talla de Rickman, Warwick Davis, Timothy Spall o Helena Bonham Carter, aunque sólo sea de forma anecdótica y no tengan ocasión de lucirse con sus personajes.

Con esta sexta entrega de Harry Potter han complicado mucho el final de la saga por la falta de multitud de detalles necesarios en el desarrollo de la trama, si bien los responsables aún tienen oportunidad de enmendar sus errores con las dos partes en que dividirá la última y decisiva película, Harry Potter y las reliquias de la muerte.

9 comentarios:

Yota dijo...

Yo acabo de llegar del cine y estoy muy cabreado, hacia mucho tiempo que no me aburría tanto con una película.... que sopor.

Dialoguista dijo...

Yo solo vi las dos primeras, me gustaron mucho, que pena lo que decis, que hayan bajado de nivel.
Vengo a conocer tu blog desde Mundo Cinefilia!!
Saludos!!

GUSTAVO dijo...

Yo vi las primeras tres y me gustaron mucho!! En estos dias estaba intentando retomar las que me faltan...
Muy bueno tu blog, me encantaria intercambiar links, pasa por el mio.
Saludos!

http://www.cinemaparadisouy.blogspot.com/

GUSTAVO dijo...

Listo!
Ya quedamos linkeados.
Nos leemos, saludos!

http://cinemaparadisouy.blogspot.com/

Dialoguista dijo...

Hola!!! Vengo a copiar la dire de tu blog para linkearte!!!
Saludos!!

Yota dijo...

Hombre mis favoritas son el Caliz de Fuego y la Orden del Fenix, en especial esta última que me parece gloriosa!

Pater dijo...

yo las veo por inercia, así que... ni fu ni fa

saludos!

Mike Lee dijo...

Yota: sí, normal acabar indignado con esta adapatación.

Dialoguista y Gustavo: Las tres primeras me parecen las más recomendables, sin duda. ¡Bienvenidos al blog a ambos!

Yota (2): Bueno, las dos que mencionas tenían libros muy largos que adaptar y me parecieron correctas.

Pater: es justo lo que dices, llegamos a un punto en que más o menos cada dos años vemos por costumbre la nueva entrega del aprendiz de mago, que poco aporta.

¡Saludos y gracias por comentar!

Pabela dijo...

Yo también venía muy desilusionada desde la anterior asique no fui con demasiadas expectativas... me aburrí inmensamente, se me hizo eterna (ensima con un receso de 8 miutos de por medio) y si bien visualmente sigue siendo de lujo, desde lo argumental (y eso que no leí los libros) y lo de la banda sonora es un verdadero desacierto.
Me quedo, tal cual dices, con las 3 primeras.
AH! yo también vengo desde Mundo Cinefilia, muy bueno el blog!