viernes, 28 de septiembre de 2012

Si de verdad quieres... (Hope Springs)


Kay y Arnold no atraviesan su mejor momento como pareja. Duermen en habitaciones separadas, apenas se hablan y no hacen nada juntos. Obviamente, su relación se ha enfriado, y Kay no encuentra otra solución que no sea el divorcio excepto viajar a Maine y someterse a las rompedoras técnicas del doctor Feld, especialista en terapia de pareja. 

Llega a nuestras pantallas Si de verdad quieres (Hope Springs), el regreso de la gran Meryl Streep al terreno de la comedia romántica después de ganar su tercer Oscar gracias a su interpretación en La dama de hierro. En esta ocasión se reúne con David Frankel, director de El diablo viste de Prada y de Una pareja de tres para ofrecernos el retrato de un matrimonio que observa cómo su relación llega a un punto muerto sin salida, una dificultad que no les será nada fácil superar.


La guionista Vanessa Taylor (Juego de Tronos) construye una historia acerca de la madurez de un matrimonio que comienza con ciertos toques de comedia romántica, con los dos protagonistas representando puntos de vista opuestos, para luego dar paso a un drama de final incierto que se toma su tiempo para que los personajes muestren lo que sienten en pantalla e intenten superar sus dificultades. De este modo, Si de verdad quieres se mueve en la línea de películas como No es tan fácil (con la que comparte actriz protagonista) para ofrecernos una cuidada mezcla de drama y comedia acerca del amor en la madurez que resulta amena en todo momento.

Sin duda alguna, la pareja protagonista es uno de los mayores reclamos del filme. Meryl Streep interpreta a Kay, a quien dota de una serie de manías y ticks que nos demuestran lo introvertida que es y por lo que está pasando. La acompaña Tommy Lee Jones, gran actor que da vida a un personaje un tanto arisco pero bonachón en el fondo, a la altura del trabajo de su compañera de reparto. Por último, sorprende ver a Steve Carell con un cambio de registro pronunciado, su interpretación del doctor Feld es bastante sobria y no tiene nada que ver con su trabajo en The Office, lo cual va en consonancia con el tono de esta película.


Si de verdad quieres es una entretenida mezcla de comedia y drama romántico acerca de las dificultades que presenta el matrimonio para una pareja interpretada por dos grandes actores, acompañados por cierto cómico que consigue un buen cambio de registro.

2 comentarios:

Cotu dijo...

Pues me has dado ganas de verla

laestaciondelfotogramaperdido dijo...

Me recuerda mucho a No es tan fácil. No creo que sea trascendente, pero seguro que sirve para sonreír un rato. Si no fuera porque borda el drama, diría que Meryl nació para la comedia.