martes, 29 de junio de 2010

El retrato de Dorian Gray: Una versión más


Con nueve meses de retraso nos llega la nueva versión británica de la novela del célebre e ingenioso escritor irlandés Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray. Su argumento, prácticamente conocido por todos hoy en día, se centra en un joven aristócrata de finales del siglo XIX que sacrifica su alma a cambio de la juventud eterna, envejeciendo en su lugar el retrato que le regaló un buen amigo.

En líneas generales, la adaptación del director Oliver Parker sigue el esquema básico de la novela, introduciendo la crítica a la sociedad del momento presente en el original (que también puede aplicarse a nuestros días). Sin embargo, no son pocas las discrepancias de la nueva versión, sobre todo en el tramo final, que pierden gran parte del encanto y sutileza de la novela para mostrar en lugar de sugerir; tal vez intentando resultar más acorde a las demandas de los espectadores. Esto, sumado a ciertos efectos de terror facilones, hacen que la película no termine de funcionar como tal y resulte tediosa, sobre todo las escenas que reflejan la decadencia moral del protagonista de forma explícita.


El reparto es en su totalidad británico y está encabezado por Ben Barnes (más conocido como el Príncipe Caspian de Las Crónicas de Narnia), que si bien cumple con un papel tan complejo como el de Dorian, no es que destaque especialmente. Sí lo hace Colin Firth como Lord Henry Wotton, encarnación del cinismo y cuyas ingeniosas enseñanzas siguen vigentes en la actualidad; y tal vez del resto de secundarios merezca la pena mencionar a Ben Chaplin como Basil Hallward o la breve intervención de Rebecca Hall.

En resumen, una adaptación innecesaria que poco aporta (tal vez la cuidada ambientación) y que se pierde con ciertas licencias y efectismos, lo cual hace más recomendable acercarse a las versiones anteriores de esta historia única o mejor aún, a la novela original.

4 comentarios:

Cotu dijo...

lo dice tod el mundo y lo corroboras tu tb, me parece que se esfuman las pocas ganas que me qudaban de ir al cine a verla

Mike Lee dijo...

Pues sí, la cartelera no está para echar cohetes, y este título no es ninguna excepción, lamentablemente; aunque podria haber dado más de sí.

¡Saludos y gracias por comentar!

Nestor dijo...

También me pareció una película innecesaria y además rodada de forma rutinaria, sin pasión en lo que se está haciendo. Es un film desangelado, poco vibrante.

Saludos Mike !

Mike Lee dijo...

Totalmente de acuerdo, Néstor. En fin, esperemos que los estrenos venideros nos dejen mejores impresiones.

¡Saludos!